El Carmen fue visitado por la desdicha y el terror en 1949. / Imagen tomada del documental 'En Lo Profundo del Alma Espantan'.
Publicidad

El 16 de noviembre de 1949 fue para el municipio de El Carmen, el día más oscuro en su historia. Una atroz masacre visitó a este pueblo pujante y trabajador.

Todos los que crecimos en la región de la provincia de Ocaña, en algún momento escuchamos de nuestros familiares o amigos el dicho ‘A robar al Carmen’.

La frase que se convirtió de uso común, en ocasiones es completada con la supuesta razón del por qué en El Carmen hay que ir a robar: ‘allá las paredes son bajitas’.

Sin embargo, todos los que en algún momento lo hemos utilizado desconocemos su origen sangriento, atroz y cargado de violación a los derechos humanos.

En el 2015, fui parte de la investigación y producción del documental ‘En lo profundo del alma espantan’, que da respuesta al porqué de esta apotegma.

LEER: La ocañera detrás de la exitosa producción: ‘La venganza de Analía’ de Caracol TV

PUEBLO LIBERAL

Según el relato de las víctimas y los pocos reportes literarios y de prensa existentes, El Carmen era un pueblo liberal anclado en una región conservadora. Era un pueblo gaitanista.

Y allí estaba el problema, para la época en Colombia gobernaba el conservatismo bajo la figura de Mariano Ospina Pérez. El estado arremetió contra los liberales tras la muerte de Jorge Eliécer Gaitán.

La guerra civil que se desencadenó en el ‘bogotazo’ se extendió a las regiones y esta parte del país fue una de ellas. El gobierno formó a ‘Los Chulavitas’, una policía dedicada a solo asesinar liberales.

Para noviembre de 1949, la guerra bipartidista llegó al único pueblo liberal de la región. El municipio gozaba de la prosperidad que generaban sus habitantes: humildes, trabajadores.

LEER: Para una navidad, ‘Jorge 40’ trajo el terror a El Carmen: masacró seis campesinos

LA MASACRE

Para entonces, Lucio Pabón Núñez un personaje de quien se pelean su natalicio Convención y Villacaro, había sido designado gobernador de Norte de Santander.

Fue Pabón quien dirigió el macabro plan de exterminar con un pueblo ‘liberal gaitanista’ en el Catatumbo. Envió un centenar de ‘Chulavitas’ para masacrar a los carmelitanos.

La noche del 16 de noviembre de 1949, esta ‘policía del terror’ invadió la ‘Tacita de Plata’ para asesinar a todo lo que se movía entre la oscuridad. Unas 100 personas fueron masacradas.

Las mujeres fueron violadas, los hombres torturados y sometidos a la vergüenza pública. Decenas de carmelitanos corrieron por los montes para salvar sus vidas.

LEER: Ocaña y sus supersticiones, hoy día de los difuntos

LLEGARON A ROBAR

Luego de la masacre de un centenar de personas, el pueblo próspero quedó bajo el mando de ‘Los Chulavitas’. Allí empezó el hecho que terminó de lapidar a El Carmen.

Un grupo de personas de los municipios cercanos y quienes conocían lo que sucedía en El Carmen, llegaron con una sola intención: robar al pueblo.

De la mano de ‘Los Chulavitas’ entraron a las casas y saquearon todo lo que encontraron a su paso. El pueblo pasó de la abundancia a convertirse en uno fantasma.

Desde entonces, en la región se dice con ignorancia ‘A robar al Carmen, que las paredes son bajitas’, dicho que trae entre sus letras un origen lleno de sangre y dolor. ¿Conocías esta historia?

DOCUMENTAL COMPLETO

NOTA: Gracias a José de Francisco Picón, Paola Galvis, Camila Pérez, Tatiana Torrado, Esneider Arévalo, Alejandra Ospino y Yelitza Contreras, quienes en compañía de los profesores Emile Elam, Lina Arévalo y Eduardo Sánchez, reconstruyeron la memoria histórica de este hecho.

Publicidad

1 Comentario

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here