Padre e hija deleitan a los transeúntes con su talento.

Carlos y Carla: los representantes de la música llanera en Ocaña

Carlos Jazpe Contreras y su hija Carla Jazpe Rivero adornan las calles anochecidas de Ocaña con la música representativa de su amado país de Venezuela.

Con un parlante, unas maracas y dos micrófonos, Carlos y Carla recorren las zonas
céntricas y de comida de Ocaña para regalar melodías de música llanera.

Este género músical poco escuchado en esta parte de Colombia, es tradicional en el
país vecino de Venezuela, siendo las composiciones típicas de dicho territorio.

Carlos Jazpe Contreras llegó hace cuatro años a Ocaña, buscando una alternativa
para escapar de la crisis social, política y económica que vive su país de origen.

Ocaña fue la ciudad que lo acogió y donde encontró junto a su familia una
oportunidad para salir adelante. Y con música llanera han enriquecido las calles de
este municipio.

LEER: Serie producida por ocañera arrasa en Netflix Latinoamérica

EL REGALO DE MAMÁ

Carlos nació en el Estado Guárico, uno de los 23 estados que conforman Venezuela
y donde tuvo su primer contacto con la música, gracias a un regalo de su madre.

Tenía 10 años cuando su progenitora le regaló una guitarra, un detalle que lo marcó
toda la vida, pues desde ese momento comenzaría a recorrer los sonidos musicales.

Aprendió en primera medida melodías suaves de boleros y rancheras, con los
cuales iba afinando ese talento que en el futuro le serviría como una forma de
buscar el sustento a su familia.

Posteriormente aprendió a tocar las maracas, un instrumento que le abrió el camino
para conocer no solo la música llanera, sino también la rica cultura que lleva
consigo.

LEER: Falleció el cineasta convencionista Ciro Durán. Recordamos su trayectoria

DE LOS LLANOS A LAS MONTAÑAS

Hace cuatro años llegó Carlos a Ocaña, pues su madre que ya vivía por la tierra de
los hacaritamas lo invitó a que buscara suerte por estas montañas colombianas.

Dejó a su esposa y sus cuatro hijos en Venezuela, para encontrar en territorio
colombiano el sustento para sus pequeños, que también llevan su gusto por la
música que interpreta su padre.