La joven dio negativo para coronavirus.

Una serie de malos procedimientos en la atención y final disposición de la joven Angie Paola Parada tiene a su padre angustiado y pidiendo respuestas. La jóven fue negativo para coronavirus.

Jesús Emel Parada nunca pensó que el coronavirus tocará la puerta de su casa, paradójicamente no para contagiarlos sino para quitarles la paz.

El pasado 15 de abril, su hija Angie Paola Parada falleció producto de algunas enfermedades que venía padeciendo desde meses atrás.

Desde entonces, Jesús Emel vive su propio viacrucis. Se le negó la posibilidad de enterrar a su hija. Según las autoridades de salud era aparente portadora del Covid-19.

Un extraño procedimiento que viola la dignidad humana tuvo epicentro en el hospital Emiro Quintero Cañizares, el cuerpo de la joven fue sepultado a escondidas de sus familiares.

LEER: Una segunda persona habría muerto por coronavirus en Ocaña

ERRORES DE PROCEDIMIENTOS

El angustioso relato del señor Jesús Emel tuvo ocasión en Radio Sonar de Caracol en la mañana de este jueves 23 de marzo. Allí el padre de familia denunció lo ocurrido.

Contó que el pasado 12 de abril llevó a su hija con un dolor en la espalda. Al entrar a la sección de urgencias le informaron que su hija era probable que tuviera coronavirus.

Intervención del Señor Alcalde de Ocaña, lunes 20 de abril del 2020

Intervención del Señor Alcalde de Ocaña, lunes 20 de abril del 2020

Posted by Gobierno Municipal de Ocana on Monday, April 20, 2020

A Angie Paola se le aisló y se le tomó las respectivas pruebas para Covid-19. Dos días después, el 15 de abril la joven de 22 años tristemente falleció.

Salud pública nunca visitó ni tomó pruebas de los familiares de la probable infectada. Una semana después de su fallecimiento, no conocen donde fue sepultada.

LEER: #ATENCIÓN | Se confirma primer caso de coronavirus en Ocaña

¿DÓNDE ESTÁ EL CUERPO?

Jesús Emel Parada relata que el cuerpo de su hija fue sacado en horas de la noche del hospital Emiro Quintero Cañizares para ser sepultada. A ellos no se les informó.

Desde entonces, este angustiado padre busca respuestas del lugar donde yace el amor de su vida, la hija que a tan corta edad los abandonó para nunca volver.

Hace unos días, fue llevado al cementerio central en compañía de un aparente funcionario de Salud Pública de la alcaldía de Ocaña para indicarle la bóveda de su hija.

Sin embargo, el padre nunca recibió la información y por el contrario fue amenazado por el funcionario de que si denunciaba tendría que pagarle al alcalde los gastos del sepelio.

LEER: En Ocaña se compró el antibacterial, alcohol y tapaboca más caro del país: Contraloría

VIOLACIÓN AL PROTOCOLO

Para comienzos de marzo, el Ministerio de Salud y Protección Social emitió el protocolo para la disposición final de cuerpos fallecidos por coronavirus. 

En el inciso 6 del documento, se establece que ante la muerte confirmada o probable por Covid-19 debe ser informada a sus familiares de manera oportuna.

Este es el manual de orientaciones para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres por covid-19.

Especifica también que la información a los familiares debe ser responsable, obedeciendo siempre a la dignidad humana a la que todos tenemos derecho.

En cuanto al traslado al cementerio, el protocolo afirma que se debe garantizar las condiciones de bioseguridad tanto para funcionarios como familiares. Hecho que no sucedió con Angie Paola.

NOTA: Nos comunicamos con la oficina de prensa de la alcaldía de Ocaña y no suministraron ninguna respuesta ante el hecho.

LEER: Camas UCI para Ocaña: El coronavirus logrará lo que los políticos no cumplieron

2 Comentarios

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here