Sergio Emmanuel Ibáñez Jácome en el Teatro Santander de Bucaramanga/ Foto: Teatro Santander.

El pasado 30 de abril, fue el día internacional del Jazz, por lo cual recalcamos el desempeño de un ocañero en este género musical.

Para Sergio Emmanuel Ibáñez Jácome el Jazz es un minuto de música en un minuto de vida, donde se puede ser libre y diferente para crear momentos inolvidables.

En el colegio Artístico Rafael Contreras Navarro, Sergio comenzó a inclinarse por la música y encontró en los instrumentos su forma de expresar todo aquello que sentía. 

Al día de hoy tiene publicado un álbum de Jazz, en el cual se mezclan diferentes ritmos musicales, tales como boleros, hip hop, swing y samba. 

Desde el 2011, la UNESCO estableció que el día internacional de Jazz sería el 30 de abril de cada año, puesto que este género es un motor para incentivar la paz y el diálogo. 

LEER: Asimétrico lanza ¿Dónde están?, un homenaje a las víctimas de los ‘falsos positivos’

PRIMEROS ACERCAMIENTOS

Los primeros acercamientos a la música de Sergio Emmanuel Ibáñez Jácome, los tuvo en el colegio Artístico Rafael Contreras Navarro. Allí descubrió su instrumento preferido. 

Cuando le tocó escoger entre los técnicos que ofrecía esta institución, los cuales eran danza, teatro, música y pintura, él se inclinó por el tercero; el cual se convertió tiempo después en su profesión.

La inspiración de hacer parte de la banda del colegio lo motivó para escoger la trompeta, el instrumento que lo viene acompañando en su carrera como artista. 

Al terminar sus estudios de bachiller, este ocañero entró a la escuela de Bellas Artes Jorge Pacheco Quintero, donde se toparía de lleno con el Jazz, el género musical que más lo ilumina. 

LEER: ‘MarceTega’ la voz dulce de Ábrego para el mundo

EL JAZZ

En la escuela de Bellas Artes, Sergio se haría amigo de un compañero que le gustaba mucho el saxofón, las melodías que hacía con este instrumento despertó la curiosidad de Ibáñez.

Un día, ese amigo le enseñó un disco que tenía como título: ‘Concierto de las Naciones Unidas’, en el cual aparecían músicos cubanos y americanos tocando jazz.

Entre los cantantes de ese concierto se encontraba el trompetista y compositor estadounidense Dizzy Gillespie, una figura relevante del jazz moderno. 

Para Sergio Ibáñez Jácome, la mezcla que hizo Gillespie entre la música cubana y el jazz lo dejó fascinado, generando entusiasmo en él para combinar diferentes sonidos musicales. 

LEER: De tocar en el Teatro Chatelet de París a ganarse la vida en Ocaña

ROUND #1

Sergio, que es licenciado en música de la Universidad Industrial de Santander, duró tres años trabajando en su primer álbum de Jazz, que tiene como nombre Round #1. 

Esta creación musical está compuesta por cuatro canciones, cada una mezclada con un género en específico, entre los que se encuentra el swing, la samba, el hip hop y el bolero. 

Además, en Round #1 se destacan diferentes temáticas, como la alegría, el baile, la improvisación, la añoranza y la fé de un mejor porvenir. 

Para este ocañero, lo más importante del Jazz es ser diferente, teniendo un sonido y lenguaje propio para poder contar una historia que nunca se volverá a repetir. 

Aquí puedes escuchar el álbum Round #1

LEER: Catatumbo Rock Festival; auténtico, cultural y solidario

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here