El samario ‘cirujano de los relojes’: Jesús Bernales

Santa Marta dio en adopción a Ocaña a este hombre apasionado por los relojes, el deporte, las motos y la naturaleza.

Jesús Raúl Bernales, es un samario relojero quien lleva 35 años trabajando en un rincón del almacén de calzado ‘El Regina’.

Este hombre en una travesía de Santa Marta a Pailitas, llega a Ocaña con la ilusión de emprender en la tierra que amaña.

Jesús Bernales lleva 35 años trabajando como relojero/ calle ‘Dulce Nombre’.

A sus 14 años acompañaba a su padre a arreglar relojes, inspirándolo por la pasión de ser protagonista del tiempo.

Bernales es el segundo relojero de su familia, a quien hoy en día le da gracias a su padre por haberle dejado ese legado.

LEER: Eliberto Solís: el ‘Negro’ más querido en las calles de Ocaña

TIEMPO PARA TODO

Bernales llega a su trabajo a las 8:00 a.m., comenzando su día con música vallenata, como el tema ‘La voz del pueblo’ de Diomedes Díaz.

A las 6:00 p.m. regresa a su hogar para descansar y pasar tiempo con sus cinco hijos, a quienes ha sacado adelante con esta labor.

Siguiendo los pasos que en la adolescencia su padre le otorgó, se ha caracterizado por ser un personaje memorable en las calles del ‘Dulce Nombre’.

Los relojes significan su vida, ya que lo han moldeado como un hombre honrado y justo a la hora de arreglar esta máquina del tiempo.

LEER: ‘La vida es arte’ : Bexy Mendoza

RELOJES

Durante su trayectoria, llegó a arreglar un reloj avaluado por más de 12 millones de pesos, que traía consigo manillas de oro.

Afirma, que hoy en día es atípico verlo, ya que los diferentes comerciantes que venden relojes, no son de la calidad manejada durante hace años.

No tiene nada en contra de ello, sin embargo, dice que la relojería en tiempos pasados era más difícil que la manejada hoy en día.

Por otra parte, Bernales habla que es importante no tener ‘pulso de maraquero’, una técnica que hasta el momento lo tiene intacto.

LEER: El Frito: el joven de las bromas en las calles de Ocaña

le puede interesar