Ocaña se encuentra sin alcalde porque Wilmar Bayona pasó su carta de renuncia.

Wilmar Bayona Ibáñez, alcalde encargado en reemplazo de la inhabilitada Miriam del Socorro Prado Carrascal, fue enviado a la cárcel modelo de Ocaña tras un juicio que duró más de cuatro horas. El implicado no aceptó los cargos.

José Alejandro Peláez Romero, juez de control de garantías de Ocaña, dictó orden de captura contra el alcalde en encargo Wilmar Bayona Ibáñez.

En la audiencia el juez demostró que el proceso de captura realizado por el Cuerpo Técnico de Investigación – CTI- no violó los derechos del detenido.

Ibáñez responderá por los delitos: Elaboración de contrato sin el lleno de requisitos legales, fraude a resolución judicial e interés indebido en la celebración de contratos.

Asimismo, Bayona le entregó a su abogado, Pier Paolo Serna Páez, la carta de renuncia al cargo de alcalde encargado para no obstaculizar el proceso.

Wilmar Bayona Ibáñez, saliendo del Palacio de Justicia de Ocaña luego de la audiencia de imputación de cargos. /Foto Dagoberto Carrascal

EL CONTRATO

Tal parece que el contrato AMO-06 entre la Alcaldía Municipal de Ocaña y la Empresa SEMSA S.A es el motivo para que Wilmar Bayona sea investigado.

El millonario contrato que sobrepasa los 2.800 millones de pesos tenía el objetivo de asignarle a SEMSA, de manera temporal la prestación de los servicios públicos.

Sin embargo, basado en los delitos por los cuales deberá responder el alcalde este contrato no cumplió con los requisitos de ley.

Esta realidad se ha visto reflejada en la pésima prestación del servicio de acueducto y alcantarillado que está empresa a dado en los últimos meses.

[pdf-embedder url=»https://www.wichosinforma.com/wp-content/uploads/2019/12/CONTRATO-SEMSA.pdf» title=»CONTRATO SEMSA»]

LOS DELITOS

Según el portal Colombia Compra Eficiente, el delito por Contrato sin el cumplimiento de los requisitos legales incurre en prisión de cuatro a doce años.

Además de multa que va entre los 50 y los 200 salarios mínimos legales vigentes e inhabilidad para ejercer cargos públicos de cinco a 12 años.

La misma pena está establecida para el funcionario público que incurra en el delito de interés indebido en la celebración de contratos.

El otro delito por el que deberá responder Wilmar Bayona será el de fraude a resolución judicial, que establece pena de hasta cuatro años además de millonaria multa.

La captura y ahora judicialización de Bayona Ibáñez demuestra que Ocaña en los últimos cuatro años solo fue el escenario de ‘tramuyos’ y descarada corrupción.

Wilmar Bayona Ibáñez en la audiencia de imputación de cargos. /Foto Dagoberto Carrascal.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here