Lucila Carrascal en su farmacia / Imagen Semanario La Provincia

A los 87 años de edad dejó de existir la mujer que nos curó las enfermedades por años a los ocañeros a través de su amplio conocimiento de la medicina de ‘Botica’.

Ocaña amanece triste ante la partida de una de sus hijas. Mujer de servicio amable y cariñoso a sus clientes.

Por décadas, Lucila Carrascal Pino atendió las enfermedades de los ocañeros a través de medicamentos o productos naturales.

Con el modelo de ‘botica de los pobres’, Lucila siguió el legado de su antecesor Martiniano Carrascal, fundador de la droguería Santa Fe en la calle del dulce nombre.

Esta farmacia nació en una época dorada de la medicina ocañera entre los años 30 y 50, donde surgieron droguerías tales como: Laboratorio Buen Suceso, Farmacia Nueva, Botica La Roca y Droguería La Abundancia.

LEER:Ocaña de luto, falleció Luis Fernando Moreno, uno de los heridos en balacera del nueve de diciembre

COMO CON LA MANO

Llegar con algún quebranto de salud a la droguería Santa Fe y recibir los remedios de Lucila, ‘eran como con la mano’. El alivio era inmediato.

El aguardiente alcanforado, el boldo y el ruibarbo, la nuez moscada, las tres sales y la tan apetecida Colonia Agua Florida Americana Murray y Lanman se encontraban donde Carrascal Pino.

Mujer amante de los huevos de tortuga, que por estas épocas se daba los gustos con moderación para no pasarse con el colesterol.

Ante esta lamentable noticia, este medio digital extiende las más sinceras condolencias a sus familiares y amigos. Paz en su tumba.

LEER: Tras ocho días en UCI, muere padre de reconocida periodista ocañera

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here