Foto del 28 de marzo, día de la reapertura de 'Los Estoraques'. / Foto Parques Nacionales

Nota: Este es un espacio de opinión abierta y de participación. Las posiciones aquí presentadas son responsabilidad exclusiva de cada autor y no necesariamente representan o dirigen el curso editorial o la filosofía de www.wichosinforma.com.

Cuando se menciona el nombre de ‘Los Estoraques’ parece que muchos recuerdos se desbloquean y se piensa en lo agradable que fue visitar este lugar. Sin embargo, los habitantes y propietarios de este parque natural parece que no la pasan tan bien, pues desde hace años vienen siendo víctimas de presiones y hostigamientos por parte de Parques Nacionales Naturales (PNN).

Los Estoraques fueron declarados como área natural única protegida en 1988 y bien de interés cultural y patrimonio de la nación en el año 2005. Este lugar, es único por sus formaciones rocosas y alberga una gran cantidad de flora y fauna silvestre que lo ha convertido en un motor de desarrollo turístico no solo para el municipio de La Playa de Belén donde se encuentra ubicado, sino para todo el departamento de Norte de Santander.

En el año 2009 los dueños de los terrenos donde se ubica el Área Única ‘Los Estoraques’ demandaron a PNN por daños y perjuicios y por haber cobrado dinero a los turistas sin haber adquirido los lotes. Para el año 2010 luego de presentarse varios desacuerdos en la compra de los terrenos entre los propietarios y PNN, este último decidió cerrar el parque temporalmente. Luego de esto, pasaron casi 11 años para acordar otra negociación en la que el IGAC realizó otro avalúo para determinar el precio de los lotes, el cual, no dejó satisfechos a los habitantes y propietarios de este sector, ya que, según ellos no les ofrecían ni el 10% de lo que valen los terrenos. Por esta razón y al no lograrse un acuerdo de compra se propuso hacer un contrato de arrendamiento que tenía como base lo expresado anteriormente por el IGAC.

El señor Campo Elías Pacheco, administrador del predio ‘El Tamaco’, afirma que prácticamente se vio obligado a aceptar el contrato de arrendamiento por cinco meses por un precio extremadamente bajo. Cabe mencionar que, la firma de este contrato se dio bajo presiones e intimidaciones, cuando en modo de amenaza le notifican a la familia de Elías Pacheco que de no firmar el documento de arrendamiento, el Estado junto con Policía de turismo le cerraría el ingreso al predio.

Luego de tanto trastabillar este proceso, el pasado 28 de marzo, el alcalde de La Playa de Belén, Ider Álvarez junto a algunos representantes políticos, anunciaron la reapertura de esta importante zona geológica, quienes entre bombos y platillos celebraron este acontecimiento. No obstante, para la familia de la señora Rita Tarazona, dueña del predio ‘El Tamaco’ y la del docente Hernán Arévalo, esta situación ha reabierto viejas heridas, pues denuncian que han sido presionados por parte de diferentes instituciones como Parques Nacionales, el IGAC y diferentes abogados que con argucias legales les han impedido vivir con tranquilidad.

Los familiares de la señora Rita Tarazona y del señor Euclides Bayona García ya fallecido, aseguran que PNN hace más de 20 años se habían comprometido en comprar sus tierras, sin embargo y aunque esta familia cumplió con todo lo pactado, nunca les llegaron a cumplir con la promesa de compra, de igual forma sucedió con el señor Hernán Arévalo.

Por otro lado, varios abogados jurídicos de Parques Nacionales y de la Agencia Nacional de Tierras pretendían que los lotes de estas familias fueran declarados como baldíos y de esta forma ser devueltos al Estado. Con este parapeto legal aspiraban no tener que comprar ninguna hectárea y quedarse de forma fácil con estos terrenos, causando malestar y preocupación en las familias involucradas.

Ahora bien, al no concretarse la compra y al ver que los dueños de los terrenos se resisten a vender a precios tan irrisorios, PNN y la alcaldía en forma de presión y sin consentimiento de la comunidad decidieron trazar una nueva ruta de ingreso por la verdad ‘Piritama’, ubicada a unos 15 o 20 minutos del casco urbano del municipio. Los habitantes de esta pequeña localidad afirman que no se ha realizado ningún proceso de socialización, ni se les ha explicado de forma clara cómo este nuevo camino afectará sus cultivos, sus labores agrícolas y la estabilidad de sus parcelas.

Otro de los problemas y quizás uno de los más graves, es que según algunas fuentes oficiales la ruta de ‘Piritama’ contará con la seguridad y vigilancia de miembros de la Policía Nacional, lo que queda muy en duda para muchos, pues cabe señalar que, en un consejode seguridad en el que partició el personero municipal, el comandante de la Policía y el alcalde, este último afirmó que no podía garantizar la seguridad de la fuerza pública en esta área, pues dada la complejidad de orden público que se vive en este municipio resulta muy complicado proteger la integridad no solo de los policías, sino de los turistas.

En este orden de ideas, resulta muy peligroso acceder al Área Natural Única ‘Los Estoraques’ por la vereda ‘Piritama’, pues, en primer lugar, no se puede certificar la seguridad de los turistas y visitantes. Además, según algunos pobladores para acceder a esta nueva ruta se requiere surcar varios obstáculos debido a las precarias condiciones de la carretera.

A pesar que, todos los turistas colombianos y extranjeros están ansiosos de volver a esta área de formaciones geomorfológicas única en el país, los habitantes de estas tierras piden que se les respete su integridad, su derecho al trabajo y a tener una vida digna y tranquila. Reapertura de ‘Los Estoraques’ sí, pero no así.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here