‘No somos violencia y conflicto, somos personas con grandes sueños’: Karina Sanjuan

Karina Sanjuan Vargas es una comunicadora social y campesina que sueña con apoyar a su comunidad y dar visibilidad a las mujeres del campo que no tienen oportunidades

Esta joven es del corregimiento de Buenavista en Ocaña, Norte de Santander y su familia es campesina caficultura y productora de aguacate hass.

Desde niña, admiraba los proyectos que diferentes ONG llegaban a realizar en la vereda Pueblo Viejo, donde ella residía.

Buenavista, Norte de Santander / Foto: Cortesía

Es por esto, que decidió estudiar comunicación social, para aportar a las comunidades a través de su carrea profesional en el área del cambio social.

Su principal propósito es brindarles oportunidades a las mujeres campesinas de la región, que no tienen reconocimiento.

LEER: ‘Vende usted o vende la viuda’: La historia de Norma Vargas

COMUNICACIÓN SOCIAL

Karina es comunicadora social, graduada de la Universidad Francisco de Paula Santander Ocaña.

Cuando decidió entrar a esta carrera, lo hizo pensando en poder regresar a su pueblo y aportar con sus conocimientos.

Sus padres por medio de las siembras del café y aguacate le pudieron costear la carrera universitaria a Karina.

Hoy en día con un enfoque social, esta joven ayuda a su comunidad y quiere darle reconocimiento a la mujer campesina.

LEER: ‘De acá soy, acá me quedo y acá echo pa’ lante’: Mayerly Guerrero

COMERCIALIZACIÓN DE CAFÉ

Un proyecto con las esposas de los caficultores de su comunidad es en lo que actualmente se encuentra trabajando esta comunicadora social.

Por medio de una convocatoria de la Corporación Colombiana Internacional, esta joven busca sacar adelante el proyecto del café.

Siembra, producción y comercialización de este producto insignia, es el objetivo de que tiene esta iniciativa que se encuentra en proceso de asociatividad.

Esta soñadora profesional, desea darles a las mujeres rurales una mirada diferente a lo que están acostumbradas.

LEER:  Eliberto Solís: el ‘Negro’ más querido en las calles de Ocaña

CATATUMBO

Karina menciona que, al ser de un sector rural, las oportunidades laborales son muy pocas, ya que las empresas le cierran las puertas.

Pero esto no es impedimento para que esta emprendedora joven, aspire a entrar a una ONG y así poder aportar al cambio social.

Así mismo, resalta que el campo y en especial el Catatumbo, diciendo que no es un territorio de violencia, droga y muerte.

En realidad, el campo es vida e inspiración, el campesino es parte fundamental de la sociedad y merece su reconocimiento.

LEER:  ‘Chunga’ Ruedas, el artesano con manos de oro

le puede interesar