Publicidad

Llevamos tres meses del 2020 y estamos viviendo grandes retos como humanidad, empezamos el año con una “inminente tercera guerra mundial” apenas en enero, luego soportamos el dolor de los animales australianos que se quemaban por los grandes incendios forestales.

Ahora tenemos el famoso Coronavirus o COVID-19 como se conoce actualmente, declarado pandemia por la OMS, y aunque creíamos que estábamos seguros, ya estamos entrando en la etapa clave para evitar que sea un problema real.

Asía dejó de ser el epicentro del virus, ahora lo es Europa. Pero, no obstante, Sudamérica ya tiene casos confirmados y nosotros como colombianos no estamos ajenos al tema.

En menos de 15 días ya tenemos confirmados más de 40 casos de personas contagiadas en nuestro país, ahora es nuestro momento de evitar convertirnos en otra región más con contagiados.

No podemos caer en el pánico y el temor que se ha creado en los medios de comunicación, el COVID-19 no es incurable o mortal como se cree, con los debidos cuidados y precauciones estaremos bien.

Es momento de ser conscientes, pensar sobre todo en nuestros seres mayores, aquellos abuelitos y personas enfermas o con bajas defensas, ya que son ellos los que realmente están en peligro real frente al COVID-19.

Estamos a tiempo de evitar la propagación, no es necesario acaparar alimentos, papel higiénico o comprar todos los jabones antibacteriales; solo debemos tomar las precauciones necesarias, no es un apocalipsis zombie.

Pensemos en todos, no nos dejemos llevar por el miedo, si evitamos salir a espacios públicos y aglomerados podemos limitar la propagación de un posible contagio, solo seran un par de semanas hasta que el periodo de incubación del virus desaparezca.

APROVECHAR EL TIEMPO

Una película en Netflix, adelantar trabajos del colegio o la universidad, hacer aseo a ese cuarto que parece un laberinto de objetos perdidos, socializar con esas personas que dicen ser familia… sí podemos hacerlo.

Es claro que no todos están en las condiciones para el autoaislamiento, muchas personas dependen del trabajo del día, muchos niños comen lo poco que les dan en sus colegios solamente, la situación es más complejo desde lo social que desde lo pandémico.

Debemos ayudar a todos ellos, a los que no tienen acceso a la información, a los que apenas y tienen como producir para comer la semana. Nosotros podemos ayudar al no crear oportunidades de contagio.

Muchas veces ayudar es no interferir con el problema que se presenta. Wichos, vamos a evitar que el Coronavirus conozca el bolegancho, las cocotas, la panela y el café. Ya tenemos muchos problemas por aquí para recibir más.

Publicidad

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here