Primera caricatura política de Colombia se originó por la Convención de Ocaña

La cifra publicada por el Instituto Nacional de Salud - INS- reveló que seis menores de edad recibieron quemaduras por manipulación de pólvora en época de fin de año.

‘Nuevas Aleluyas’  fue la primera caricatura política realizada en Colombia, con el tema central la Convención de Ocaña de 1828.

El caricaturista colombiano Julio César González – Matador- afirma que la historia la suelen escribir personas muy serias, casi sin humor en los relatos históricos.

Pero para la época que se llevó a cabo la Convención de Ocaña, una persona anónima utilizó ese hecho para burlarse de la situación política que se vivía en el país.

Templo de la Gran Convención de Ocaña. / Imagen de la Academia de Historia de Ocaña.

El tema principal de esta caricatura son las diferencias ideológicas que existió entre los seguidores de Bolívar, conocidos como serviles y los de Santander llamados liberales.

La caricatura hace alusión al uso de la lavativa, que es la práctica de inyectar un líquido por el ano como laxante, terapéutico o analítico. Acompañado de versos vulgares.

LEER: El ocañero que expresa su arte por medio del Jazz

CONTEXTO 

El contexto de esta caricatura tiene a Ocaña como el epicentro, pues en esta ciudad se realizó entre los meses de abril y junio de 1828 la convención para reformar la constitución.

La carta magna que regía para ese momento era la conocida constitución de Cúcuta de 1821 y en Ocaña se tocaron temas cómo la forma en que debía estar conformado el país. 

Las diferencias entre Bolívar y Santander fueron evidentes entre los diputados que asistieron a la Gran Convención de Ocaña.

Los serviles propusieron que el país fuera centralista en el orden político del contexto de la guerra, en las contradicciones sociales por la gran extensión y diversidad del territorio.

Mientras que Francisco de Paula Santander era de una postura federalista, liberal y anticlerical, lo que llevó a tener diferencia con Bolívar que era de convicciones conservadoras. 

LEER: A días de morir, Simón Bolívar anhelaba visitar Ocaña por su clima

SERVILES Y LIBERALES 

En la caricatura se ve una persona inyectando a otra por la parte trasera. El hombre que hace dicho procedimiento es un servil, es decir, un seguidor de Simón Bolívar.

Así mismo, la persona que está siendo inyectada es un liberal, seguidor de las ideas de Santander, que además es ofendido con varios insultos por su postura política. 

Explicación realizada por la revista Estado.

En el diálogo de la caricatura se puede notar algunos juicios dados por los serviles a los liberales, acusados de ser conspiradores de Dios y el trono real. 

Además se puede analizar que los seguidores de Santander utilizaban cantos para ofender a los simpatizantes de las ideas de Bolívar, que visitó a Ocaña en varias ocasiones.

LEER: El ilustre sacerdote ocañero que bautizó a ‘Gabo’ y denunció la Masacre de las bananeras

le puede interesar