La edición de la Flic este año se hizo de manera virtual.
Publicidad

El talento literario de la ciudad estuvo presente en la 16 edición de la Fiesta del Libro de Cúcuta 2020-FLIC-, que este año se hizo de forma virtual.

Con el eslogan ‘Resiliencia, un paso adelante con la cultura’, se llevó a cabo desde el 31 de agosto hasta el cinco de septiembre el evento FLIC, que tuvo presencia ocañera.

Sonia Nelci Picón Mantilla, María Lucía Verjel Alvarado y María Camila Hernández Cañizares, son las tres mujeres ocañeras que mostraron en esta edición sus dotes poéticos. 

Ocaña, una ciudad caracterizada por ser una tierra de escritores y poetas, se enorgullece al saber que tres de sus hijas representan con honor sus atributos históricos. 

www.wichosinforma.com charló con ellas, para conocer un poco más sobre su aporte a la cultura de las letras en el municipio y su participación en la Fiesta del Libro de Cúcuta. 

LEER: ‘El Mono’ y su carreta abarrotada de conocimiento

CADA GRIETA EN EL CUERPO

El libro ‘Cada grieta en el cuerpo’, una antología de mujeres poetas de Norte de Santander; de Épicas Ediciones, fue presentado en la décima sexta edición de la FLIC.

Este libro tiene algo en particular y es que dos mujeres nacidas y crecidas en Ocaña hacen parte con sus poemas de esta obra, que recopila el talento femenino de la región. 

Sonia Picón y María Verjel fueron seleccionadas por medio de una convocatoria para que sus escritos estén presentes en esta maravillosa antología de 84 páginas.

La creación de este libro nació de la idea de la profesora pamplonesa Johanna Marcela Rozo y la ayuda de Saúl Gómez Mantilla, quien lidera Épicas Ediciones.

LEER: Eduardo Candía Jácome, un ícono de la radio ocañera

SONIA NELCI PICÓN MANTILLA

Sonia, una mujer de 74 años es una poeta y licenciada en Español, criada en el barrio de la calle Escobar, desde donde comenzó a conocer el mundo de la literatura.

Para ella, su primera influencia poética estuvo con el escritor boyacense Julio Flórez, que con sus poemas llenos de ternura tocó sus fibras más sutiles para escribir. 

Sus primeros versos se caracterizaban por ser muy románticos, en la actualidad le encanta escribir poesía erótica y mostrar en aquellas líneas lo que en su ser siente. 

Sin embargo, sus escritos también trascienden en lugares emblemáticos de Ocaña, como la virgen de Torcoroma y las recordadas calles de piedras que componían nuestra ciudad. 

LEER: María José Plata Jácome, una reina inteligente, hermosa y social

MARÍA LUCÍA VERJEL ALVARADO

Esta joven escritora de 19 años, que cursa sexto semestre en Estudios Literarios en la universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, hace parte del libro ‘Cada grieta en el cuerpo’.

Su infancia transcurrió en el barrio Buenos Aires, donde recuerda sus primeros acercamientos a las letras; su madre desde muy niña le leía cada noche un cuento. 

Hay muchas influencias en la escritura de María, pero para ella las lecturas de Don Quijote de la Mancha en el colegio la marcaron para recorrer los caminos literarios.

La poesía de esta joven ocañera está influenciada por el romanticismo, lo gótico, erótico y grotesco, por ende su escritos poéticos se caracterizan por tener estos aspectos. 

LEER: ‘Tarrense’ entre las mejores 60 cantantes del Factor X 2020

MARÍA CAMILA HERNÁNDEZ CAÑIZARES 

Conocida con el seudónimo Samay Killian, esta comunicadora social ocañera estuvo por tercera vez consecutiva en la FILC, presentando su poemario Estaciones.

La infancia de Samay transcurrió por tres ciudades distintas; Ocaña, Abrego y Cúcuta fueron los lugares junto con la literatura, donde emergen sus recuerdos de la niñez. 

Los acercamientos a la poesía de María Hernández, son unos poemas escritos por su tía materna que leía a la edad de seis años, donde daría sus primeros pasos poéticos.

Sus influencias al escribir pasan por Khalil Gibran, Walt Whitman y Emily Dickinson, generando una forma de escritura que define como muy mordaz y destinada a la conciencia. 

LEER: ‘MarceTega’ la voz dulce de Ábrego para el mundo

FALTA APOYO 

Estas tres ocañeras muestran el talento que existe en la ciudad con respecto a la literatura, pero además tienen un pensamiento en común: falta apoyo a la cultura en general. 

Ellas afirman que el apoyo en Ocaña hacía las diferentes formas de arte es poca o nula como tal, acompañados de prejuicios de las personas que tienen influencia en este campo. 

Sienten además la estigmatización hacia la mujer, en muchas ocasiones por no tener algunos estudios académicos en literatura o porque su poesía no es de su agrado. 

Esperamos que sigan apareciendo mujeres y hombres que expresen por medio de todas las artes el talento que nace en nuestras calles, para seguir creciendo culturalmente.

LEER: Catatumbo Rock Festival; auténtico, cultural y solidario

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here