‘Vende usted o vende la viuda’: La historia de Norma Vargas

Norma, es una talentosa joven, oriunda del municipio de La Esperanza Norte de Santander, que tiene un maravilloso talento musical y grandes sueños por cumplir.

La Esperanza, pertenece al departamento de Norte de Santander y hoy en día tiene aproximadamente 12 mil habitantes.

Vía Bucaramanga queda este hermoso municipio de donde es originaria Norma Ximena Vargas Hernández.

La Esperanza, Norte de Santander.

Abedul, es el corregimiento en donde viven esta joven y su familia desde hace más de 15 años

Pero todo no ha sido bueno para la familia Vargas, que como muchos colombianos han sido víctimas de la violencia que azota a nuestro país.

LEER: ‘Cali’: 20 años de cariño informal en el Col-Fernández

LA MÚSICA

Hace seis años, el exalcalde de La Esperanza Jaider Navarro Quintero, inició un proyecto musical en este territorio.

Aldemar Sanabria, profesor de música y originario del Carmen, Norte de Santander, fue la persona encargada de enseñar en esta escuela musical.

Guitarra y ukelele fueron los dos instrumentos con que los que comenzó esta iniciativa que buscaba motivar a los niños y jóvenes en la música.

Ahí, Norma descubrió su amor y talento en este arte, por lo que tres años después, comenzó su travesía con el requinto.

LEER: Juanes: el joven ocañero que desde Medellín sueña con ser portero profesional

SU REFUGIO

Presentaciones en las ferias de su municipio y visitas a diferentes corregimientos, motivaron a Norma a seguir en el camino musical.

No solo toca el requinto, pues también compone y su inspiración es todo lo que la rodea, el campo, los animales y lo más importante, su familia.

Durante su camino musical, ha tenido la oportunidad se ser invitada al escenario con los Titanes de la Carranga, quienes la han motivado y apoyado.

Un ‘refugio’, es la forma en que Norma define el valor y la importancia que tiene la música en su vida.

LEER:  Eliberto Solís: el ‘Negro’ más querido en las calles de Ocaña

UNIVERSIDAD

Hace tres años comenzó a estudiar su carrera profesional de veterinaria y zootecnia en una universidad de Barrancabermeja.

El tener que vivir en una ciudad, ha sido toda una odisea para esta joven que ama el campo y que siempre ha estado en él.

Pero su motivación lo hace todo posible, pues su sueño es mejorar la empresa de equipos de ganadería que tiene su padre.

Su objetivo también es crear una fundación para todos los animales de la calle que no tienen un hogar y necesitan ayuda.

LEER:  ‘Toña’ la mujer querida por los estudiantes de la ‘Pacho’

VIOLENCIA

Desde hace más de 70 años, la violencia que existe en Colombia ha dejado un gran número de víctimas.

La familia Vargas Hernández fue una de estas, pues hace 17 años fueron interceptados por hombres armados en su finca ubicada en el municipio de La Esperanza Norte de Santander.

Las primeras víctimas fueron sus vecinos, siendo asesinados por estos criminales y su finca incendiada.

El ganado de la familia de Norma fue robado por estos hombres y prosiguieron a amenazarlos.

LEER:  La agrupación musical cristiana del Catatumbo

ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE

Este grupo ilegal, se acercó hacia el padre de Norma y le dijeron: ‘vende usted o vende la viuda’.

Esta amenaza de muerte llevó a que el señor Vargas hiciera lo que ellos le pedían, por lo que tuvieron que dejar su tierra.

Recibiendo el dinero que estos delincuentes quisieron darle por su finca, la familia Vargas emprendió rumbo hacia San Alberto.

Allí comenzaron su nueva vida y un año más tarde decidieron volver a La Esperanza.

LEER:  ‘Chunga’ Ruedas, el artesano con manos de oro

PERDÓN

Aunque Norma solo tenía dos años cuando sucedieron los hechos, al ir creciendo y escuchando la historia, el sentimiento de rencor fue aumentando.

Nunca supieron si los autores fueron la guerrilla o un grupo de paracos, Norma generalizó a los culpables y a su sentimiento de odio.

Hace un tiempo, vio la serie ‘La Niña’, programa que la hizo entender muchas realidades que viven las personas de estos grupos ilegales.

Norma entendió que todos tenemos derecho a una segunda oportunidad y decidió perdonar para seguir adelante con sus sueños.

LEER:  El profe Mina: el hombre que impartió educación con la salsa en Ocaña

le puede interesar