El pasado 29 de marzo del 2021 Katerine Ojeda Martínez fue agredida salvajemente por su compañero sentimental, el señor Jesús Alberto Bayona Mejía, causándole varios traumatismos en diferentes partes del cuerpo, en especial su pierna izquierda, en la que presentó doble fractura de tibia y peroné, por la cual, tuvo que ser intervenida quirúrgicamente en el Hospital Emiro Quintero Cañizares.

Nota: Este es un espacio de opinión abierta y de participación. Las posiciones aquí presentadas son responsabilidad exclusiva de cada autor y no necesariamente representan o dirigen el curso editorial o la filosofía de www.wichosinforma.com.

Katerine Ojeda Martínez, es una reconocida comerciante del Mercado Público de Ocaña. Ella sale todos los días con su puesto ambulante de verduras a ganarse la vida para poder sobrevivir, dada la crisis provocada por la pandemia y la falta de trabajo en el país.


Esta mujer luchadora, ha tenido que pasar duras pruebas a lo largo de su vida, pero lo que nunca imaginó, es que la persona con la que ella se comprometería para pasar el resto de sus días, atentaría de forma brutal contra su vida, causándole fuertes lesiones en todo su cuerpo.


La historia de Katerine, es como la de muchas mujeres en Colombia, dura y con muchos problemas familiares, sociales y económicos. Hace 13 años llegó a Ocaña originaria de la ciudad de Barranquilla en búsqueda de mejores oportunidades, y fue así como logró establecerse en la ciudad.


En octubre del 2020 en plena pandemia conoció al señor Jesús Alberto Bayona Mejía, su amorío fue inmediato y rápidamente entablaron una relación sentimental. Al mes siguiente, Katerine le propuso a Jesús vivir juntos en la casa de sus padres en el barrio El Tejarito. Los primeros días fueron de completa armonía, hasta que Bayona, empezó a tener actitudes bastante violentas y agresivas que la dejaron desconcertada.


Estas actitudes agresivas no alarmaron a Katerine y fue así que para enero del 2021 decidieron casarse por lo civil, para luego irse a vivir juntos en una casa en arriendo en el barrio Los Álamos. La alegría por el casamiento y la luna de miel solo duró 20 días, cuando una noche mientras Katerine dormía, llega su esposo en un alto estado de alicoramiento y arremete de forma violenta en contra de su humanidad, originándole varias contusiones y golpes en la cara y el pecho.


Días más tarde, su agresor regresó y la contactó para pedirle disculpas, argumentando que estaba tomado y no sabía lo que hacía. Ella intentando salvar su matrimonio decide perdonarlo y permitirle volver a su casa. No había pasado siquiera un mes, cuando Katerine fue agredida nuevamente de manera brutal.

El 29 de marzo del 2021 mientras compartían una cena familiar en un establecimiento comercial, Jesús Alberto tuvo un ataque de celos y al llegar a la casa arremetió de forma bestial en contra de Katerine, rompiéndole sus enceres y lanzando por el aire diferentes objetos de la casa, no conforme con esto, y en un ataque cobarde rompió las sillas del comedor en las piernas de Ojeda Martínez causándole graves lesiones en su pierna izquierda.


Los vecinos al escuchar los estruendos y los gritos de auxilio decidieron llamar a la policía, quienes acudieron de forma inmediata deteniendo al agresor y conduciéndolo a la estación de policía. Por su parte, Katerine fue llevada al hospital de Ocaña para ser valorada. El parte médico fue desalentador, pues presentaba múltiples golpes con objeto contundente por todo su cuerpo, pero lo peor estaba por venir, pues producto de la agresión, su pierna izquierda presentaba una doble fractura de tibia y peroné que debía ser intervenida quirúrgicamente de manera inmediata.


En el hospital miembros de la SIJIN le recomendaron a Ojeda Martínez, que interpusiera una denuncia penal por el ataque que había recibido, a lo que ella aceptó. Tras 15 días hospitalizada producto de los golpes y luego recibir por parte de Medicina Legal una incapacidad de 80 días, es dada de alta en difíciles condiciones del centro médico.


Por su parte, su agresor salió libre tres días después del ataque, y volvió a buscarla pidiendo disculpas, pues se encontraba bajo los efectos del alcohol cuando todo ocurrió. Ella en su desesperación y presa del miedo, aceptó no solo sus disculpas, sino que también regresó a vivir con él en un pequeño apartamento, en el barrio Las Alcantarillas.


El acuerdo entre esta convulsionada pareja, fue que Jesús Alberto se haría cargo de los gastos de Katerine mientras ella se recuperaba de las lesiones. Este pacto se cumplió solo por unos días hasta que, en un ataque de ira, Bayona Mejía le gritó ‘Preferiría haberte matado’ ‘yo mato al que sea’, luego de esto, las humillaciones y el maltrato físico y psicológico no se hicieron esperar, expresiones como ‘negra india’ y ‘negra fea’ se volvieron recurrentes.


Fue así como Katerine, en uno de estos ataques verbales y psicológicos llamó a la policía para que lo desalojaran y así fue. Días más tarde Ojeda Martínez, con altos índices de desnutrición y muy débil dado que ella no podía valerse por sí misma, decide aceptar de nuevo a su verdugo en el hogar. Sin embargo, la pesadilla continuó como era de esperarse y Jesús Alberto volvió agredirla y fue en ese momento donde lanzó una frase lapidaria ‘Si volvés a llamar a la policía te mato’.


Actualmente Jesús Alberto Bayona Mejía sigue libre y trabaja en una reconocida empresa de mensajería de Ocaña. Por su parte, Katerine Ojeda Martínez afirma que, en la Fiscalía reposa plácidamente la denuncia por maltrato intrafamiliar y asegura que, ha acudido diferentes instituciones como la Procuraduría y la Personería para buscar acelerar su caso, el cual, parece no tener celeridad ni importancia por la justicia.

VIDEO:

LEER: De agresor a víctima, Deiby Arias denunció a su expareja sentimental

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here